El Cheko


Miguel y Claudio entran acogidos por el murmullo continuado de las conversaciones que se centran en la reciente partida de los milicianos al frente.
Una vaga neblina, del humo de los cigarrillos, flota entre la nítida luz del sol que penetra desde los dos amplios ventanales que dan a la plaza, dándole un toque misterioso al local. La barra del Cheko, con sus estantes repletos de todo tipo de bebidas, está debajo de la escalera de subida a la primera planta donde se reúnen peñas de amigos o se celebra algún que otro banquete. La otra escalera, que traspasa el suelo del bar, se dirige hacia el almacén donde se organizan partidas clandestinas de póker entre cajas de licores y cervezas. Una docena de mesas están repartidas por doquier, menos cuatro de ellas que se encuentran entre el hueco de las dos columnas junto a los ventanales. Las vistas desde aquel punto son magníficas. Se puede contemplar el vasto solar en el que se ha convertido la plaza tras los derribos de las iglesiay del convento; Santa María y San Agustín. Con sendas demoliciones, el punto neurálgico de la ciudad, se ha deteriorado bastante. Sin la imponente fachada de San Agustín y el prominente campanario, la plaza parece desprotegida a la vista de los nacionalesLos dos muchachos piden dos cervezas Victoria y se acomodan en las sillas de una de las mesas junto a las ventanas. En ese mismo lugar, empezarán a trazar el plan que les cambiará sus vidas.

Descripción extraída del libro de Ricardo Canalejas “Recuerdos en la Bandeja”, del bar Trianón que se encontraba en la esquina entre Fermín Galán (San Nicolás) y la Plaza de la República (Plaza de España).

Si te interesan más historias como esta, échale un vistazo a mi blog El camino de escribir o puedes seguirme en mi página de Facebook rafaelsegura80.

Comentarios

Entradas populares de este blog