Escenarios olvidados III


Al inicio de la calle Anselmo Aracil, el verde de la vegetación transgrede con el gris deslucido de las fachadas que lo envuelven.

Los terrenos del pequeño parque, llamado el Parterre, fueron donados por el industrial Rigoberto Albors para uso urbano. Envuelto por vastos bancos de piedra, corroída por el paso del tiempo, mantiene aún sus serpenteantes caminos que convergen hasta la fuente en forma circular que se encuentra en el centro del jardín. El agua fluye, con un chapoteo incesante, desde la balsa más alta hasta la laguna inferior. Las majestuosas copas de los árboles lo aíslan de la enérgica luz del sol, convirtiéndolo en un lugar tranquilo y apacible. El sonido de las afiladas hojas de las palmeras que se balancean levemente al compás de la gélida brisa, ahogan el bullicio que acaece en el exterior del jardín. Uno de nuestros personajes espera a alguien en la esquina de enfrente de Correos. Parece nervioso. Inquieto. Lo que le sucederá unos minutos más tarde, lo marcará para el resto de su vida.

Si te interesan más historias como esta, échale un vistazo a mi blog El camino de escribir o puedes seguirme en mi página de Facebook rafaelsegura80.

Comentarios

Entradas populares de este blog