Historias de la Columna de Hierro III

Foto del periódico El Liberal del día 3 de septiembre de 1936

En la Columna de Hierro, como os he ido comentando en publicaciones anteriores, operaba un alcoyano llamado Rafael Martí, más conocido como Pancho Villa.

A finales de agosto de 1936 la Columna de Hierro sufrió una gran pérdida. Rafael Martí era asesinado por las tropas nacionales. Muchas han sido las especulaciones sobre la muerte de Pancho Villa, pero solamente relataré lo que he encontrado en varios documentos.

Según relata el periódico La Libertad “Pancho Villa figuraba en cabeza cuando se emprendió la lucha en los alrededores de Puerto Escandón”. Puntualizar que tanto Puerto Escandón, como el resto del frente de Teruel, fue una de las resistencias más importantes para la República por el simple hecho de que era el paso de las tropas nacionales hacia Valencia. El rotativo cuenta como se produjo la muerte de tan valiente camarada:

“Los fascistas se hicieron fuertes en él, se atrincheraron sólidamente. El combate fue duro y difícil. Hubo un instante en que los nuestros, dominados por el fuego de las ametralladoras traidoras, vacilaron. Algunos incluso iniciaron la retirada. «Pancho Villa» se decidió. De un salto estuvo sobre el parapeto, pistola en mano, con un solo grito en la garganta: — ¡Vamos a por ellos, compañeros! ¡Adelante! Echó a correr. Las balas dibujaban en silueta. No se agachaba para hurtar el cuerpo al mordisco hiriente del plomo. Los demás, arrastrados por él, conducidos por él, lo olvidaron todo para lanzarse al asalto. A los pocos segundos la trinchera enemiga era nuestra. Los fascistas caían a montones bajo el fuego de nuestras ametralladoras. Pero allá en el camino, cara al cielo, con una sonrisa de triunfo en los labios, quedaba tendido «Pancho Villa». Fue un héroe anónimo. Ni siquiera sabemos su nombre. Tan solo que fue un obrero anarquista que supo, en lo más duro de la pelea, caer como un hombre autentico…”

Por otra parte, Emilio Manzanera en el libro Documento histórico de la Columna de Hierro, relata como los hechos ocurrieron en otras circunstancias:

“En el frente, cada día se daban golpes de mano. Nuestro compañero Rafael Martí, con un grupo de compañeros del Puerto de Sagunto, iniciaron el asalto a una trinchera enemiga. De trinchera a trinchera había escasamente 100 metros. Ante la audacia de Martí y de los compañeros que le acompañaban, los fascistas hicieron un alto el fuego, sacando bandera blanca. Rafael, confiado, creyendo que se entregaban de verdad, al acercarse a ellos, los fascistas comenzaron a hacer descargas cerradas, dejando tendidos a todos los compañeros. Rafael Martí cayó luchando como un león, porque eso era, un león con sentimientos de niño. Los fascistas expusieron su cadáver en la Plaza del Torico de Teruel, para demostrar que los grandes combatientes caen en la pelea.”

En la Crónica humana de la Batalla de Teruel. Historia y testimonios de 71 días de la guerra civil de Pompeyo García Sánchez, narra de otra forma el suceso de la muerte de Martí:

“Se pactó una entrevista entre el comandante Vélez, que defendía la zona de Puerto Escandón, y Pancho Villa. Mientras parlamentaban mataron a Pancho Villa.”



Si te interesan más historias como esta, échale un vistazo a mi blog El camino de escribir o puedes seguirme en mi página de Facebook rafaelsegura80.

Comentarios

Entradas populares de este blog